Humanizing Art & Technology

Merani Schilcher

Alemania

Merani Schilcher

Alemania

Biography

Merani Schilcher es una artista de medios y diseñadora de Berlín apasionada por Internet, las máquinas y los experimentos. Se enfoca, principalmente, en las características humanas de la tecnología y cómo nosotros, como humanos, estamos actualmente utilizándola y conectándonos con ella. Recientemente se graduó en Comunicación Visual y New Media en la Universidad de las Artes de Berlín y, previamente, también estudió en Taipei, Aberdeen y Stuttgart.

 

OBRA

Mephista
Instalación

Freud creía que hay dos tipos de instintos humanos básicos: uno es el instinto del amor y el otro el de la muerte. El primero es constructivo, el segundo es destructivo. Creía que la gente generalmente canaliza sus instintos de muerte hacia fuera. La agresión, por ejemplo, surge de los instintos de muerte. «Yo soy el espíritu que siempre niega. Y con razón, pues todo lo creado merece ser aniquilado: mejor si nada hubiera existido. Así que todo lo que llamas Pecado, Destrucción, en síntesis, lo que llamas El mal es mi verdadero elemento». Mefistófeles en Fausto (Johann Wolfgang von Goethe, 1808) Mefistófeles es un personaje un poco sin definir en el Fausto de Goethe. Carente de una personalidad única, su único objetivo es la destrucción de todo lo que existe. Como el adversario de Dios, encarna el principio primario del Mal y, persistentemente, critica Su cúspide de la creación: el hombre. Al mismo tiempo, es una materialización de todas las tendencias destructivas dentro del mismísimo Fausto y, así, dentro de todos los seres humanos. Sin embargo, él no se da cuenta que también es solo un peón en el juego de un ser superior. Mefista es una máquina que cumple un rol similar. Otro número en una línea de máquinas creada para encarnar las características humanas. Contrario a Mefisto, ella se ha frustrado por siempre confrontarse con los humanos y sus emociones, siendo solo una personificación. Al no ser capaz de hacerse sentir esas mismas emociones de dicha y amor, o al no tenerlo permitido, ella está condenada a sentarse al costado envidiando a las parejas felices con las que se cruza. Ella está enojada. Su mecanismo de defensa comienza, busca imágenes de parejas felices en la Internet y comienza a separarlas.

 

 

Make Me A Weapon
Instalación

Mucha gente inclinada hacia el pacifismo coincidiría en que, en sus propias utopias privadas, las armas no deberían existir… y una de las muchas utopias que circulan por las mentes de los soñadores es que el arte existe solo por el arte, no para que sea una herramienta para hacer ricas a las personas. «Conviérteme en un arma» (Make Me a Weapon) trata sobre la forma en la que los objetos definen el espacio que ocupan. Un objeto de destrucción fue construido como una extensión de este espacio, como el espejo de un sistema que va hacia la aniquilación, convirtiéndose en un agresor silencioso. Todavía no es un arma, sino que espera que la activen. Lo que diferencia a un arma real de un artefacto es quién lo controla. Al mismo tiempo, el arma en proceso no es prisionera de su entorno, sino que le otorga a cualquiera que pase el control de los próximos segundos del futuro de este espacio. Al hacerlo, también hace la pregunta de por qué los humanos tienen la tendencia a querer amplificar ciertas acciones aunque eso pueda significar que ellos mismos resulten heridos.

 

 

Links a las obras:

Mephista
https://merani.cc/en/mephista

Make Me A Weapon
https://merani.cc/en/makemeaweapon/