"Humanity is what remains of Humanity"

11ª EDICIÓN 404 / RUSIA 2014

El “404 Festival Internacional de Arte y Tecnología“, nacido en la ciudad de Rosario, Argentina, en diciembre de 2004, es una organización independiente sin fines de lucro cuyo objetivo principal es promover y difundir producciones artísticas que reúnen el Arte y la Tecnología, generando un ámbito donde los artistas se relacionan con la comunidad.
Durante más de una década se ha presentado en diferentes, países tales como Italia, España, Suiza, Austria, Bélgica, Taiwán, Argentina y este año, por primera vez, en Moscú, Rusia.

“404 Festival” Ha contado a lo largo de sus ediciones con avales de gran jerarquía. Entre ellos cabe mencionar a UNESCO, Universidad Nacional de Rosario, Facultad de Humanidades y Artes, Ministerio de Innovación y Cultura de la Provincia de Santa Fe, Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Rosario, Centro de Estudios Canadienses Rosario, Fundación Mondriaan y Council de Quebec.
Ha sido premiado por el Fondo Nacional de las Artes y declarado de Interés Nacional por la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación Argentina.

“404 Festival” es el festival más antiguo de Arte y Tecnología de Argentina y este año Gina Valenti, Directora y Organizadora del “404 Festival” ha recibido la Beca AVE Docente, otorgada por la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario para patrocinar su visita a Rusia, haciendo posible la 11 ª edición del “404 Festival” en Moscú.

Bajo el lema “HUMAN VS. USER”, la 11ª edición del “404 Festival” a realizarse del 25 al 29 de Octubre de 2014 en Platforma, Moscú, Rusia, presenta una novedosa exhibición interactiva con nuevas producciones de destacados artistas e investigadores.
“404 Festival” Rusia 2014 está financiado por la Facultad de Humanidades y Artes de Rosario, la Audiovisual Academy de Moscú, Russian Visual Artists y Platforma.

 

MANIFIESTO “HUMAN VS. USER”

Siempre han existido las redes sociales, sólo que ahora nos encontramos frente a la digitalización de nuestros vínculos. Hace tiempo que experimentamos un desapego por los demás, sin dejar de mantener un contacto fluido entre nosotros.
Las redes sociales digitales capitalizan el hecho natural de la comunicación, mediando entre nuestras palabras y las otras, aunque muchas veces el emisor resulta ser también el destinatario, siendo el que más tiempo pasa junto a la información que está comunicando y quien suele revisitarla a diario.
La inmediatez no mejora nuestro modo de conocernos. Para ello, son necesarios el silencio, la reflexión, el tiempo.
Hoy parece un acto simple comunicarse con otros, pero ¿cuándo ha sido así?
Ningún sistema optimiza nuestros lazos, sino que los dirige, generando hábitos y dispositivos que fusionan conceptos tan antagónicos como lo complejo y lo accesible, rumbo a la asimilación de lo incomprensible.
Los encuentros que el sistema no puede anticipar y las distancias que generamos sin motivo aparente, viven entre las bases que se rehúsan a aceptarlo, en el cortocircuito del pacto más rebelde: la humana condición.
Somos el recurso del que se vale el medio para permanecer, a pesar de nuestra capacidad de comunicarnos, pero no debemos olvidar que el primer contacto entre dos civilizaciones ha sido fruto de la conquista y la invasión.
Aún viajamos sobrevolando las guerras. Si pensáramos a la Humanidad en términos informáticos, quizás sería más fácil aceptar que estamos siendo deleteados por un sistema operativo, nuestros países formateados, nuestras ideas borradas. Al descender de un avión nos estrellamos contra la realidad y, sin embargo, todo nos supone a salvo.
Este mundo de cuerpos análogos y sentimientos digitales, transita ese vaivén que se extiende entre la usuarización y la humanización.
La promesa del acceso es lo que convierte al humano en usuario. La búsqueda de propósitos intangibles va siendo reemplazada por la conformidad de lo accesible.
Por eso, el arte es la reacción expresiva a un sistema opresivo.
Cuando nuestra imaginación se confunde con el imaginario colectivo y ese imaginario es corporativo, es necesario visualizar algún indicio que nos devuelva a la exclusiva tarea de no pertenecer. Un sistema revela su derrota cuando oculta sus fallas y cada mejora es la prueba de que nunca funciona, pero nuestra credulidad comienza a tambalearse: la tecnología intenta distraernos; el sistema, apaciguarnos; la religión, recuperarnos; las catástrofes nos refugian tratando de asustarnos. Todo se ahoga y se extingue pero no siempre es por el fuego o por el agua.
Somos los desastres más naturales del mundo,
las tormentas que llueven sobre las reglas de construcción.
las llamas donde arde lo que nunca es nuestro.
Somos lo que queda cuando todo se desarma y nadie puede usar ninguna de esas partes.
Somos la casa que protege a nuestro techo,
la razón de nuestras dudas,
los padres de todo desconocido,
los amigos de los que no vuelven,
la esperanza de toda muerte injusta,
la fábula contemporánea de una verdad histórica.
Lo que somos, es lo que humanizamos.

Lic. Gina Valenti
Manifiesto 404 Rusia 2014

II PARTE “EL MUNDO QUE NUNCA OCURRIÓ”

El verdadero mundo que teníamos existe aún en los detalles del mundo que tenemos; en nuestra capacidad de confundir la observación con la imaginación.
Todos somos alguna especie de estatua, como la de aquel cosmonauta ruso que sigue despegando de la tierra y sueña con poder llevarnos.
Es inevitable la revolución de la bondad. Tan inevitable como el paso de los años para un reloj que abandona su función.
Las nubes continúan exhalando el humo de las fábricas.
Los edificios hibernan para sobrevivirnos.
Las calles se congelan para que aprendamos a deslizarnos y las luces de la vía pública se encienden para que puedan despertar.
Los trenes se alimentan de óxido
y esperan.
Las paredes pactan con el color
y esperan.
Los árboles amarran sus raíces
y esperan.
Los muertos se cubren de semillas
y esperan.

Un carcelero sólo puede inaugurar  la libertad.

II parte del Manifiesto “Human vs. User” / 11th “404 Festival” en Moscú, Rusia.
por Lic. Gina Valenti, 29 de Octubre, 2014, viajando entre 2 pueblos.

EPÍLOGO “REGRESO A CASA”

He vuelto al anverso de la caligrafía.
Las aves son el único recuerdo de un avión.
Este es el mundo de los viajes redondos y las ideas firmes.
He quedado del otro lado del frio.
Todo nos estremece antes de partir.

Epílogo del Manifiesto “Human vs. User” / 11ª edición del “404 Festival” en Moscú, Rusia.
por Lic. Gina Valenti, 5 de Noviembre de 2014, viajando entre Buenos Aires y Rosario.

 

 

404 RUSIA 2014